Saltar al contenido

Obesidad en gatos: Peligros y recomendaciones para tener en cuenta

La obesidad es algo indeseado tanto para las personas como para los animales. Es por esto que cuando tenemos una mascota, debemos cuidar su alimentación para evitar que se vuelva obeso y esto perjudique su salud. En el caso de los gatos, este es un riesgo que acecha, porque suelen consumir una gran cantidad de calorías y además suelen hacer muy poco de ejercicios. Claramente que un gato sufra de obesidad, hace que sus expectativas de vida disminuyan considerablemente. A continuación te contamos sobre los peligros de la obesidad en gatos y te dejamos algunos tips para prevenirla.

descarga (1)

¿Por qué los gatos se vuelven obesos?

La causa principal de la obesidad en los gatos es la sobrealimentación, más que cualquier otra. Lo que sucede es que el animal consume más calorías de aquellas que gasta y esto provoca que el gato engorde. La mejo manera de controlar el consumo de calorías de nuestro gato, es ofrecerle sólo alimentos enlatados y que son producidos solo para gatos. Al mismo tiempo es importante dejar los bocadillos y las golosinas.

Otro de los problemas que está relacionado con la obesidad es el envejecimiento. Cuando el gato se vá haciendo grande, el funcionamiento se vuelve más lento y bajo, sus articulaciones empiezan a tener dolores y esto hace que el animal esté mucho menos activo.

La importancia de detectar la obesidad a tiempo

Es sumamente importante evitar la obesidad en los gatos, ya que como sucede en las personas, el no tener un peso adecuado, puede tener consecuencias en la salud. En este sentido el riesgo de padecer otras enfermedades aumenta, sobre todo el de diabetes, artritis, asma, hipertensión, problemas gastrointestinales, problemas cardiovasculares, en la piel, en el hígado y a la hora de reproducirse.  Además los gatos con obesidad, en comparación con los gatos que tienen un peso adecuado, tienen una expectativa de vida mucho más corta.

images (4)

Recomendaciones y tips

Lo que se recomienda es hacer un chequeo de tu gato para averiguar si él está excedido de peso o no. Para hacerlo hay que palpar a sus costados, y cuando lo hacemos debemos sentir sus costillas e incluso debemos poder contarlas. Otra opción es mirarlo desde arriba y la forma de él debe ser la de un reloj de arena, con las curvaturas que éste tiene.

images (3)

En caso de que tu gato tenga obesidad, la mejor manera de ayudarlo para que baje de peso es con el asesoramiento de un veterinario. En este sentido debemos llevarlo para que éste le haga una evaluación corporal periódica, que incluya el peso del animal, la cantidad de alimento que se ofrece y la frecuencia con la que se le dá.

A su vez, es importante evitar ofrecerle al animal para comer comida casera y al mismo tiempo reforzar su consumo de agua. La sobrealimentación es algo que debe cuidarse con mucha atención, porque recordemos que ésta es la causa principal de la obesidad en los gatos. En este sentido se deben eliminar de su dieta todo tipo de bocadillos y golosinas que no han sido elaborados espeficamente para el consumo de mascotas.

images (5)

Al mismo tiempo hay que aumentar la actividad física. Este parece un punto difícil porque no es como los perros que se los saca a dar un paseo y ya. Una buena manera de hacerlo con los gatos es usar un juguete que a él le guste, que haga ponerse en movimiento.

Por último, hay que tener un control de su peso, para saber si está adelgazando, si se está manteniendo o si sigue aumentando. La mejor forma de hacerlo es pesándolo con una balanza.