Saltar al contenido

Consejos útiles para averiguar si tu gato tiene fiebre

Cuando la apatía y el decaimiento se hacen presente en nuestra mascota, probablemente sospechemos sobre la presencia de una enfermedad en ella. Sin embargo, muchas veces el problema está cuando se intenta determinar qué es lo que tiene efectivamente, y en este sentido, detectar si tiene fiebre es de gran ayuda.

Teniendo en cuenta lo anterior, en esta oportunidad nos centraremos en cuáles son los síntomas que se hacen presente en un gato cuando éste tienen fiebre.

Síntomas de que un gato tiene fiebre

Lo primero a tener en cuenta, es chequear si nuestro gato se encuentra angustiado e inquieto. A su vez, su naríz, en contraposición a la húmedad que debe tener cuando el animal se encuentra en estado normal, se encuentra reseca.

Además puede que su respiración se vea afectada, porque probablemente esté más acelerada de lo normal y con esto, también los latidos de su corazón.Es uno de los indicadores frecuentes de que el gato tiene fiebre.

Cuando tu gato está enfrentando un cuadro de temperatura elevada, probablemente esté la mayor parte del tiempo acostado, y sus ojos se verán irritados y pesados.

Sin embargo, todos estos síntomas también pueden aparecer en otras condiciones y no necesariamente se correspondan con un cuadro de fiebre.

Por este motivo, lo ideal para saber de manera concreta su tu gato tiene fiebre, es tomarle la temperatura con un térmometro específico para mascota. Es importante que antes de usarlo, se consulte con el veterinario acerca de cómo debe hacerse. Y no solo eso, sino que se debería consultar también que tipo de medicamentos dar al gato.

Causas comunes que provocan fiebre en gatos

• Debido a bronconeumonías o inflamación en los bronquios.

• Una gripe, especialmente en épocas invernales.

• Alergias de diferentes tipos.

• Conjuntivitis: No solo las infecciones oculares afectan a los ojos.

• Otitis: Las infecciones de oídos también pueden provocar fiebre.

• Ciertos problemas gastrointestinales por virus o comer comida en mal estado.