Saltar al contenido

Secretos para relajar a tu mascota ¿Cómo hacerlo?

En diversas situaciones, nuestras mascotas suelen manifestar un comportamiento bastante ansioso, inquieto y hasta a veces agresivo. Generalmente, éste carece de algún motivo específico, y lo expresan a traves de travesuras, hiperactividad, mordiendo todo lo que encuentren a su alcance, y pareciera una meta casí imposible poder pararlos. Sin embargo, existen algunas formas para que puedas calmarlos y transmitirles tranquilidad.

Cómo relajar a las mascotas

La musicoterapia, es una alternativa para calmar a tus mascotas, y sus resultados han sido comprobados.

Es importante la música que se pone, ya algunas podrán relajarlos pero otras podrán sobreexcitarlos. Las melodias recomendadas están del lado de la música clásica, como Mozart, Beethoven y Choppin entre otras.

Se ha detectado, que el sonido del arpa y del piano, que habitualmente la música clásica contiene, tienden a relajar a los animales, provocando un descenso en sus palpitaciones, bajando su presión arterial y estabilizando la respiración.

Otra opción para renovar su energía y cambiarles su humor, es sacarlos a pasear, a correr o que hagan alguna actividad, para que puedan expresar ese exceso de energía, renovarla, y así poder volver a un estado más calmo.

Es importante tener en cuenta, que los animales son seres muy sensibles de las emociones y energías de los seres humanos. Por lo tanto el primer paso, es transmitirles nosotros tranquilidad y paz.

Cómo calmar a una mascota ansiosa

 

Los animales pueden tener momentos de ansiedad y también ataques de pánico, pueden molestarles ruidos fuertes, soledad, ruidos molestos, cambios imprevistos y otras causas. Nosotros podemos ayudar a calmarlos, siempre contando con mucha paciencia y firmeza.

Las mascotas debido a diferentes causas pueden manifestar taquicardia, agitación, ansiedad y sienten mucho especialmente las ausencias del dueño. Una de las maneras de equilibrar esto es cuando vuelve a su casa luego de una ausencia dedicarles un tiempo a ellos, a pasearlo, jugar un rato con ellos. De esa esperará la mascota el regreso del dueño porque sabe que le va a dedicar atención. Además siempre hay que demostrarle afecto con caricias.