Saltar al contenido

¿Que es lo que piensan los animales al verse en el espejo?

Si bien muchos pueden pensar que esta pregunta común está abierta a debate, o incluso un poco tonta, en realidad no lo es. En los círculos de la psicología, la prueba del espejo se considera una evaluación importante de la conciencia de sí mismo en los animales y un signo del desarrollo normal de las habilidades cognitivas en los niños.

 

schnauzer-miniatura-sheltieboy-2

 

Los seres humanos  por lo general recién a partir de los 18 meses de edad son capaces de reconocerse a sí mismos en el espejo. Entre los animales, en la actualidad sólo ciertos primates, delfines, orcas, elefantes y, sorprendentemente, urracas europeas son conocidos por reconocer que lo que ven en un espejo es un reflejo de sí mismos. Aún más interesante, quizás, es que mientras que los cerdos no muestran ningún signo de reconocimiento de sus propias reflexiones, que son capaces de utilizar otra información que se ve en el espejo, tales como la identificación de la ubicación de los alimentos colocados detrás de ellos.

Eso no significa necesariamente que otros animales no son lo suficientemente inteligentes como para saber cuando son ellos al verse en un espejo.  Los animales que «pasan» la prueba del espejo se basan en la visión como su sentido primario. Cuando un gato o un perro joven ve por primera vez su imagen en el espejo, a menudo reaccionan como si de pronto apareciera un  animal extraño. Pero cuando la imagen no pasa la «prueba de olfato», la mascota decide generalmente a ignorarlo para siempre.

Test de Gallup: Reconocimiento en espejo de los animales

Según el Test de auto-reconocimiento de Gallup, los perros no alcanzan a reconocerse, no se dan cuenta que son ellos los que se reflejan en el espejo.

Cuando tu perro se mira en el espejo ¿Qué ve? ¿Uno similar con el que jugar y perseguirse entre ellos o un enemigo potencial al que temer? ¿O puede reconocerse a sí mismo y percibirse a sí mismo? Obviamente son preguntas abstractas a las que nuestros amigos de cuatro patas no pueden responder. Algunos científicos que estudian la cognición animal, sin embargo, han ideado una prueba para tratar de comprender estos conceptos difíciles. Esta es la prueba de auto reconocimiento de espejo que, desde su debut en 1970, ha sido considerada como el estándar de referencia para determinar si una criatura viviente tiene conciencia de sí mismo.

La prueba parece haber sido inspirada por una nota de Charles Darwin que notó un orangután en el zoológico de Londres que vivía de su reflejo en un espejo. En 1970, el psicólogo evolutivo Gordon Gallup Jr., que descubrió estas notas, desarrolló su prueba de auto reconocimiento, lo que él define como la primera demostración experimental de un concepto del yo en una forma no humana. En la base, sin embargo, está la psicología del desarrollo: los seres humanos comienzan a reconocerse en el espejo aproximadamente a los 2 años, la edad en la que toman conciencia y comienzan a mostrar las llamadas emociones autoconscientes, como el orgullo o la vergüenza .

Elefantes, chimpancés y delfines han pasado la prueba, lo que sugiere que estos animales tienen un sentido de sí mismos. Mientras que otros primates y muchas criaturas inteligentes como perros y pólipos permanecieron indiferentes a su imagen o se confundieron, fallando la prueba del espejo. Como habrás notado si tienes perros en la casa , parece que no lo saben, o tal vez simplemente no están interesados en verificar ¿qué es esa representación bidimensional en el espejo? Pueden tratar de pelear contra el perro en el espejo o jugar con él, pero muy pocos perros adoptan comportamientos que podrían hacer pensar en un reconocimiento reflejo como propio.

De acuerdo con los estándares establecidos por la prueba de auto reconocimiento, esto significa que los perros no tienen un autoconcepto. En los últimos tiempos, sin embargo, algunos científicos eminentes han comenzado a cuestionar la autoridad de esta prueba. El primatólogo Frans de Waal, por ejemplo, argumenta que la autoconciencia es un concepto más amplio y agrega: «Difícilmente puedo imaginar que un gato o un perro, incluso si no se reconocen en el espejo, no estén conscientes de sí mismos». Por lo tanto, es posible que la falla de la prueba se deba a una falta de imaginación más que a una falta de autoconcepto. ¿Será que ellos se reconocen?

No dudes en dejar tu comentario!