Saltar al contenido

¿Es verdad que los perros pueden ponerse celosos?

Hoy nos vamos a dirigir especialmente a las personas que tienen perros. Algunas vez han sentido que cuando estás con tu pareja, un amigo u otra persona y se acercan, se abrazan o se dan un beso, el perro observa la situación y se pone entre las dos personas. Esto los dueños solemos interpretarlo como una conducta que indica celos, sin embargo vale la pena plantearnos si en verdad los perros pueden ponerse celosos o más bien los celos son algo que sólo corresponde a las personas. En lo que sigue a continuación te contamos sobre esto y respondemos la pregunta. Te adelantamos un poco y la respuesta es sí, nuestras mascotas también pueden ponerse celosas, sobre todo cuando la relación con sus dueños es muy arraigada y dependiente. Ahora sí, veamos muchas cosas más por conocer.

Los-perros-son-1935000

Perros celosos: Mito o realidad

Fue Charles Darwin el primero en dar a conocer su teoría sobre los celos caninos en 1871. Lo que él sostenía en esta es que los perros pueden experimentar casi las mismas emociones que los humanos pueden sentir. Sin embargo fueron muchos los científicos que no compartían su punto de vista con esta teoría, porque consideraban que los celos son emociones complejas que para experimentarlas se quiere de una capacidad cognitiva compleja, que en los perros no estaría presente.

Pese a este grupo de científicos hoy en día ha triunfado lo que Darwin pregonaba, ya que un estudio llevado adelante por Psicólogos de la Universidad de California corroboraron efectivamente que los perros pueden experimentar la emoción de los celos.

Estudio que comprobó los celos en los perros

perro1

Este grupo de psicólogos llevó acabo una prueba con una muestra de 36 perros, que participaron cada uno con sus respectivos dueños. A éstos últimos se les pidió que hicieran mimos a un perro de peluche que se les daba, que jugara con ellos y le dieran su atención, actividades todas que se hacían delante de sus perros reales para poder chequear cómo reaccionaban a esta situación. A su vez, se les pidió que jugaran con una linterna que se les daba y que usaran un libro, que tambén s les daba, que era para niños y tenía sonido.

Fueron muchas las maneras de reaccionar de los perros frente a estas situaciones. Por lo general reaccionaban ladrando, dando mordiscos, empujando a su dueño o al juguete con el que jugaban. Analizando esta situación, el grupo de psicólogos arribó a la conclusión de que los perros frente a esta situación mostraban conductas agresivas, trataban de llamar la atención y aumentaron su interés por sus dueños cuando vieron  ese otro perro recibía el afecto que antes iba destinado a ellos.

Conclusiones del estudio

perros-tambien-sienten-celos-de-otros-animales-seg.jpg.600x0_q85_crop-smart

Finalmente la conclusión a la que llegaron este grupo de psicólogos es que, aunque no se puede determinar específicamente qué es lo que sintieron los perros en el momento en que veían a su dueños dándole afectos a otro perro, lo que sí se puede afirmar es que ellos quisieron defender lo que es una relación social importante para ellos, es decir la relación con sus dueños. Y es esto lo que se define como celos, cuando una relación que uno estima considera que entra en peligro por acción de un tercero.

Esto es lo que determinó un estudió y que podrá ser comprobado por cada persona que tenga como mascota un perro.  Porque en definitiva somos nosotros los que día a día vivimos con nuestros perros y conocemos cada una de sus reacción. Somos nosotros los que podemos determinar que ellos se han puestos celosos, un sentimiento que indica su fuerte amor para con nosotros.

Conesejos para manejar los celos entre las mascotas

Si uno se detiene a observar a las mascotas, se asombrará lo mucho que pueden parecerse a los humanos, cómo actúan, cómo manifiestan lo que sienten, etc. De hecho, si de celos hablamos y de marcar el territorio, es mucho mayor el parecido que podemos encontrar entre ambos. En este sentido, si ya tenemos una mascota en el hogar, la llegada de una nueva al hogar puede ser algo muy complejo de pasar por los animales. Además estas situaciones para los dueños pueden ser muy complejas de manejar, ya que hacer que las mascotas puedan llevarse bien entre ellas y que sus relaciones sean pacíficas, puede ser casi misión imposible. Es por esto que hoy  te vamos a contar algunos tips y consejos para controlar los celos entre mascotas.

2013013078perros_dalmatas_int

• Es esencial la presentación de las mascotas

En el momento en que una nueva mascota ingresa al hogar, en el que previamente ya había otra, para que las relaciones entre ambas vayan por el camino de la paz, es esencial la presentación entre ambas.

Como dueño, debemos mediar en esta presentación y dejar que ambas puedan conocerse. La manera que ellos tienen de conocerse es holíendose, reconociéndose, compartiendo momentos juntos.

images (8)

Además es importante que durante los primeros días no los dejemos mucho tiempo solos, porque si no se han acostumbrado aún a la presencia de otros, no se sabe cómo pueden reaccionar.

• Cada uno debe tener su espacio

Esto es esencial. Para ser más claros pensemos en el caso de dos hermanitos, que la llegada de uno nuevo resulta ser un claro motivo para que el otro tenga celos. La manera en que no haya diferencias, es que ambos tengan su propio espacio, los mismos accesorios y cada uno sus cosas propias. Bueno, en el caso de las mascotas sucede igual, es necesario que cada uno tenga su propio comedero y bebedero, pero siempre en lugares de la casa separados. De esta manera, vamos a evitar peleas que podrían surgir por la comida, que suelen ser bastante común entre animales.

descarga (2)

Que cada uno tenga su espacio, también significa que cada uno tenga su momento de mimos y atenciones por parte de sus dueños. Esto es fundamental para no fomentar los celos, porque si hay un trato dispar entre las mascotas, lo más probable es que terminen peleándose entre ellas. Además, si los dos reciben la misma atención, no habrá lugar a que una de las mascotas se sienta desplazada o irgnorada. En este sentido es importante pensar tal cual la lógica de los humanos, como sucedería con unos hermanos.

• No fomentar y más bien evitar la competencia entre ellos

Una manera de evitar esto es no llevando al hogar otra mascota del mismo sexo, porque esto será cuestión de una disputa territorial entre ambos. Otra alternativa es la castración de mascotas, porque esto lo que hace es aplacar los sentimientos y conductas de territorialidad, sobre todo en el caso de los machos, donde las hormonas tienen alta relación con estas conductas. Claro que este es un consejo que se debe tener en cuenta si no se tiene planes de tener una hembra para hacerlos tener cría.

perro-y-gato-amigos1

Un buen consejo si querés tener más de una mascota es combinar por ejemplo un gato con un perro, porque pese a los mitos sobre la relación entre ambos, muchas veces logran llevarse muy bien.

Para finalizar, vale aclarar que no se puede determinar qué perros serán más celosos que otros, pero en términos generales, hay distintos factores que participan en que la reacción de un animal a otro sea negativa, por ejemplo la raza, la educación que ha recibido, etc.