Saltar al contenido

Cómo puedo hacer para Limpiarle las Orejas a los Perros o Gatos

marzo 13, 2017

Al momento de elegir una mascota es muy importante tener en cuenta que esta lleva muchos cuidados. Además de bañarla, a nuestra mascota hay que darle otro tipo de higiene como por ejemplo lavarle los dientes, cepillarlos, y algo muy importante y que nadie tiene en cuenta que es limpiarle las orejas tanto en su parte exterior como interior.

Cómo limpiar las orejas de mis mascotas

Para limpiar las orejas de tu perro o gato deberás comprar un producto específico que podés encontrar en las veterinarias o en el supermercado. Si no consigues el producto o no quieres utilizarlo por otra cuestión puedes utilizar agua tibia para la higiene de las orejas de tu mascota.

Para aplicar el liquido deberás empapar un algodón con el mismo y pasarlo suavemente sobre el interior de la oreja de tu mascota. Ten en cuenta algo muy importante, el algodón debes estar húmedo pero no empapado, ya que si le entran gotas de liquido en el oído podría causarle una enfermedad a tu animal. Los líquidos específicos para limpiar los oídos tienen además una acción secante del exceso de humedad.Es importante al finalizar la limpieza de secar con una toalla las orejas. Si los oídos quedan húmedos pueden proliferar bacterias y hongos.

No usar hisopos para limpiarle los oídos a los animalitos porque pueden dañar el canal auditivo hasta el punto de poder provocar una sordera.Los veterinarios los usan, pero dominan la técnica, lo ideal es usar gasa.

Los movimientos que hagas con el algodón o gasa  te recomendamos que sean hacia el exterior de la oreja de tu mascota. Luego de la limpieza, podremos secar la zona con un disco de algodón, deslizándolo suavemente. Realiza este proceso cada 15 días aproximadamente.

Hay que acostumbrar a tu mascota a que reciba este tipo de higiene desde cachorro ya que sino después se puede poner agresivo. Una vez terminada la limpieza premiar al animalito, cosa que asociará la próxima vez y se dejará limpiar los oídos.

Cuidado del oído

Hay que prestar atención que el oído del animal no esté irritado ni con supuraciones o con sangre. En este caso se puede pensar que es indicio de infecciones  o de alguna enfermedad. Igual si el animal muestra señal de dolor cuando uno le toca las orejas o se siente olor fétido, ya que un oído normal no presenta olor pronunciado.  También si hay acumulación de cera de color muy oscuro. En estos casos tal vez convendría consultar con un médico veterinario.

No dudes en dejar tu comentario!