Saltar al contenido

Oso polar [Características, Curiosidades, Dónde vive, Qué come, Fotos]

El oso polar se encuentra en las zonas costeras de todo el Ártico. Son mamíferos semiacuáticos que viven en la franja de vastos campos de hielo que rodean el Polo Norte. El oso polar es la especie de carnívoro más grande del mundo que se encuentra en tierra. Aunque está estrechamente relacionado con el oso pardo, ha evolucionado para ocupar un nicho ecológico estrecho, con muchas características corporales adaptadas para temperaturas frías, para moverse sobre nieve, hielo y aguas abiertas y para la caza de focas que constituyen la mayor parte de su dieta.

Características de los osos polares
  • Cuánto mide: Pueden crecer hasta medir 2,5 metros (8,4 pies) de longitud
  • Cuanto pesa: Los osos más grandes pueden pesar hasta 500 kilogramos (1100 libras)
  • Donde vive: Zonas costeras de todo el Ártico
  • Qué come: Se alimentan principalmente de focas, pero en momentos de necesidad, comerá bayas, algas y desperdicios
  • Tiempo de gestación: 195 – 265 días
  • Esperanza de vida: La vida promedio de un oso polar es de alrededor de 30 años

Sabías qué….?

El calentamiento global es la amenaza más importante para el Oso Polar, principalmente debido al derretimiento de su hábitat de hielo marino que reduce su capacidad para encontrar alimentos suficientes.

Características del oso polar

Los osos polares tienen un abrigo de piel gruesa de color blanco o crema, que les ayuda a mezclarse con su entorno y mantenerse escondidos de sus presas, aunque sus narices negras a veces los delatan. La piel de los osos polares, visible solo en la nariz y en las almohadillas de los pies, es negra. El color negro permite al oso absorber la energía solar para calentar su cuerpo. El pelaje del oso polar es graso y repelente al agua. Los pelos no se enmarañan cuando están mojados, lo que permite a los osos polares sacudirse fácilmente el agua y el hielo que pueda formarse después de nadar. Los osos polares tienen una cabeza relativamente estrecha con un hocico y un cuello largo.

Los osos polares tienen cuellos proporcionalmente más largos que otros tipos de osos para que puedan lanzarse tras las focas y otras presas acuáticas más fácilmente. Los osos polares tienen orejas pequeñas y una cola corta de aproximadamente 7 a 12 centímetros (2.8 – 4.7 pulgadas) de largo. Los ojos de los osos polares son de color marrón oscuro, están relativamente juntos y miran hacia adelante. Tienen un cuerpo robusto, 4 patas fuertes y pies muy anchos con suela peluda para mantenerlos calientes y dar un buen agarre al hielo. Sus pies anchos también sirven como buenos remos al nadar en el agua. Las patas delanteras son redondas y parcialmente palmeadas. Las patas traseras son alargadas. Cada dedo del pie tiene una garra gruesa, curvada, no retráctil. Estas se utilizan para agarrar presas y para tracción al correr o trepar en hielo.

Los intestinos de un oso polar están adaptados para digerir las grasas de los animales marinos. Pueden crecer hasta medir 2,5 metros (8,4 pies) de longitud. Los osos más grandes pueden pesar hasta 500 kilogramos (1100 libras). Con su pelaje grueso y blanco y sus poderosas garras, se adaptan muy bien a la vida en el hielo compacto. Sin embargo, no son tan diferentes de otros tipos de osos. La adaptabilidad del plan corporal básico es lo que hace que los mamíferos sean tan exitosos, ya que al ser de sangre caliente, pueden mantener la temperatura de su cuerpo a un nivel constante.

Los osos polares se mueven lentamente y descansan a menudo para evitar el sobrecalentamiento. El exceso de calor se libera del cuerpo del oso polar a través de las áreas donde no hay pelo. Estas áreas incluyen el hocico, la nariz, las orejas, las almohadillas de los pies, los muslos y los hombros. Los osos polares también nadan para refrescarse en los días cálidos o después de la actividad física.

Habitat del oso polar

Los osos polares habitan en los campos de hielo o nieve de las zonas costeras de todo el Ártico.

Dieta del oso polar

Aunque los osos polares son en su mayoría carnívoros y dependen de la grasa de los mamíferos marinos para gran parte de su energía, el oso polar es un omnívoro oportunista altamente adaptable y, en momentos de necesidad, comerá bayas, algas y desperdicios. Los osos polares en crecimiento comen la carne de los animales marinos, mientras que los adultos comen principalmente la grasa.

Los osos polares necesitan un promedio de 2 kilogramos (4.4 libras) de grasa por día para obtener suficiente energía para sobrevivir. Una foca que pesa 55 kilogramos (121 libras) puede proporcionar hasta 8 días de energía para un oso polar. Estos son carroñeros naturales y se cree que “juegan con su comida”. Lo hacen antes de matarla (como lo haría un gato). Se piensa que esta acción es para practicar las técnicas de caza y manejo de presas. Sus presas principales son las focas anilladas y, a veces, las focas barbudas, pero comen cualquier cosa que puedan matar, incluidas las morsas jóvenes, las ballenas, los peces y las aves marinas.

Los osos polares recorren grandes distancias en busca de alimento, nadan a través del agua y se adentran al interior del oceano. Los osos polares a veces se hunden en las guaridas de las focas y comen crías recién nacidas.Pueden oler focas de hasta 60 kilómetros a través del hielo. Los osos polares tienden a ganar mucho peso durante los meses de verano porque tienen menos oportunidades de alimentarse durante el invierno. Los osos polares no beben agua, obtienen toda su humedad de los alimentos que comen. Los osos polares que hibernan no comen.

Comportamiento del oso polar

Los osos polares pasan gran parte de su tiempo durmiendo o vagando por el hielo en busca de focas. Los adultos son buenos nadadores, sin embargo, los cachorros pequeños se ahogan fácilmente. Por esta razón, las familias jóvenes permanecen cerca del hielo sólido. Los osos polares son generalmente solitarios, los machos y las hembras se juntan para aparearse solo por unos días a fines del invierno o principios de la primavera. Las hembras embarazadas pasan el invierno en madrigueras excavadas en la nieve a pocos kilómetros de la costa.

Los territorios de los osos polares son enormes y pueden medir hasta 125,000 kilómetros cuadrados (48,250 millas cuadradas) ya que su presa está escasamente distribuida. Para cazarlas, los osos polares se sientan muy quietos junto a un agujero en el hielo y esperan a que salgan a la superficie a respirar. Cuando aparece una foca, el oso la golpea con la pata delantera y la arrastra sobre el hielo antes de morderle la cabeza. Estos pueden correr a unos 45 kilómetros por hora (30 millas por hora) para capturar a sus presas.

Los osos polares tienen un excelente sentido del olfato y pueden detectar una carcasa desde una gran distancia. Como carroñeros naturales, los osos polares investigarán objetos nuevos que pueden causarle problemas cerca de los asentamientos humanos en el Ártico. Algunos osos polares han sufrido lesiones internas graves debido al consumo de materiales hechos por el hombre. La retirada del hielo marino en verano puede dejar a los osos polares varados en la tierra e incapaces de alcanzar a las focas.

Los osos polares son excelentes nadadores y pueden nadar a velocidades de 9.7 kilómetros por hora (6 millas por hora). Usualmente nadan bajo el agua a profundidades de solo 3 a 4.5 metros (9.8 a 14.8 pies). Pueden permanecer sumergidos hasta por 2 minutos y pueden cerrar sus fosas nasales cuando están bajo el agua. Los osos polares tienen una velocidad promedio de caminata de 5.5 kilómetros por hora (3.5 millas por hora).

Reproducción del oso polar

Los osos polares maduran alrededor de los 6 años. Se reproducen en los meses de verano, de marzo a junio. Las hembras dan a luz en sus madrigueras a 2 -3 cachorros. Las osas polares hembras son capaces de retrasar la implantación y esto asegura que el cachorro nazca durante la mejor época del año para sobrevivir y permitirle tener una buena condición física y usar su energía para cuidar a sus cachorros recién nacidos. Los cachorros nacen cubiertos de pelo pero con los ojos cerrados.

Los cachorros pesan alrededor de 600 gramos (1,4 libras). Las hembras permanecen en hibernación amamantando a sus cachorros hasta abril. Pueden pasar sin comer hasta por 8 meses, sobreviviendo solo con su grasa corporal y alimentando a sus recién nacidos. Cuando la familia joven emerge, los cachorros pueden haber crecido y pesar entre 10 y 15 kilogramos (22 a 33 libras). Estos permanecen con su madre durante los próximos 2 a 3 años, durante los cuales ella los cuida. La hembra les enseñará cómo cazar y protegerse. La interacción social más constante ocurre entre la madre y los cachorros. La vida promedio de un oso polar es de alrededor de 30 años.