Saltar al contenido

Alzheimer , SDC o envejecimiento cerebral en perros: Síntomas

El Alzheimer en perros es conocido como el Síndrome de Disfunción Cognitiva ( SDC)  o Envejecimiento cerebral , responsable de cambios en los cambios en el comportamiento de las mascotas y en sus capacidades cognitivas.O sea que dejan de reconocer a las personas queridas. Es una enfermedad neurodegenerativa, donde se deteriora el sistema nervioso central paulatinamente. A medida que un perro se haga mayor, más posibilidades hay de que sufra de SDC. Desde ya que es una situación dolorosa para los dueños que ven que el animal termina no reconociéndolos.

Debido a la gran cantidad de lípidos y de oxígeno que contiene el tejido cerebral de los perros, resulta ser muy vulnerable al ataque de los radicales libres. En este sentido, distintos estudios han demostrado que los cambios del comportamiento en los perros de siete o más edad, puede deberse al envejecimiento cerebral prematuro.

Ante todo es importante tener en cuenta que la capacidad de reparación del cerebro es limitada, junto con la posibilidad de generar neuronas nuevas para reponer las que se encuentran perturbadas.

Por este motivo,  los radicales libres tóxicos producen un daño oxidativo con el tiempo, y esto lleva a la reducción de la función cerebral. A su vez esta reducción se manifiesta a partir de cambios en el comportamiento.

Síntomas del Alzheimer en perros

Son distintos los síntomas que indican que hay un envejecimiento cerebral prematuro o como muchos lo llaman, «alzheimer canino», entre estos se destaca la desorientación y la interacción reducida.

Además el perro comienza a tener dificultades para la movilización; parece no tener registro de los lugares con los que antes estaba familiarizado; no reconoce los hábitos diarios ni a la familia, y disminuye su capacidad de alerta.

Por último, deja de reclamar atención, duerme la mayor parte del día y suele deambular por la noche sin sentido.

¿Se cura el Alzheimer en perros?

El Síndrome de Disfunción Degenerativa no se cura ya que es una enfermedad degenerativa. Se puede mejorar la vida del perro afectado con algunos fármacos que mejoren el riego sanguíneo, con dieta especial con complementos como antioxidantes.

Además puede haber ciertos rituales que pueden mejorar o facilitarles la vida como:

• Darles de comer siempre a la misma hora.

• Llevarlos a pasear en determinadas horas, creando así una rutina diaria.

• Jugar con el perro a juegos que pueda entender.

• Usar música para que se relaje y disminuya los niveles de ansiedad. Desde ya que la paciencia y el cariño son fundamentales para las mascotas afectadas con Alzheimer.