Saltar al contenido

Alano Español: guardián para amar

Históricamente el perro Alano Español fue un animal multifuncional, dado que se utilizaba en espectáculos de toros, para cazar jabalís y también para guardía y defensa. En la actualidad, suele acudirse a esta mascota tanto para la cacería como para la guarda y defensa. Sin embargo, no hay que temerle, porque con los niños es un gran compañero, cariñoso y fiel.

IMGP8983

La Península Ibérica es donde se sitúa el origen del Alano Español. Sus primeras apariciones se remontan al siglo XiV. Se tiene como hipótesis que este perro descendió de los antiguos molosos, que tras la caída del Imperio Romano habían sido traídos por los pueblos bárbaros.

Ésta animal se caracteriza por ser una mascota noble, fiel, serio, seguro y valiente. Es lo suficientemente inquieto, por lo que está atento por lo que pase en su alrededor. Tiene una gran adiestrabilidad, ya que tiene un gran capacidad de aprendizaje.

Talla: 60 a 65 cm

Peso: en machos, 38 a 45kg, en hembras 33 y 38kg

Esperanza de vida: 11 a 14 años aproximadamente.

Con los niños, se caracterizan por ser muy afectuosos, cariñosos y un gran compañero para compartir actividades de juego.

En cuanto a sus cuidados, su pelaje es tupido y corto, por lo que no demanda demasiados cuidados.

Antes de adoptarlo como mascota, es necesario tener en cuenta que necesita de una gran actividad física, por lo que no se recomienda tenerlo encerrado en espacios pequeños, y conviene sacarlo a hacer paseos largos unas tres veces al día de ser posible. Su dueño, debe emanar autoridad y respeto ante la mascota.