Saltar al contenido

20 animales que respiran por la tráquea

El término tráquea proviene del latino «trachea» y del término griego antiguo «tracheia», que significan «áspero», «duro», «desigual». A continuación encontrarán un listado con 20 animales que respiran por la tráquea, y además les dejaremos una gran cantidad de información para que puedan aprender cómo funciona dicho sistema, cómo se encuentra compuesto, entre otras cosas más.

Lista de animales con respiración traqueal

Los arácnidos, miriápodos, insectos y onicóforos utilizan el sistema traqueal para respirar.

1. Saltamontes

Los saltamontes son insectos terrestres que cuentan con la capacidad de saltar largas distancias para evadir amenazas. Hay alrededor de 11.000 especies conocidas en el suborden Caelifera. Estos se pueden identificar por sus dos antenas, cuatro patas pequeñas, dos patas grandes y forma alargada. Son comúnmente marrones y verdes o una mezcla de los dos, sin embargo, hay algunas especies de saltamontes que tienen una amplia gama de colores vivos, como el saltamontes arcoíris (Dactylotum bicolor).

2. Abejas

Las abejas pertenecen a la superfamilia Apoidea y, junto con otros más de 20,000 especies de insectos, al suborden Apocrita (orden Hymenoptera). Las adultas varían en tamaño de aproximadamente 2 mm a 4 cm (alrededor de 0,08 a 1,6 pulgadas). Estas están estrechamente relacionadas con ciertos tipos de avispas, siendo la principal diferencia biológica entre ellas que las abejas (excepto las abejas parásitas) proporcionan a sus crías una mezcla de polen y miel, mientras que las avispas alimentan a sus crías o aprovisionan sus nidos con insectos o arañas.

3. Avispas

Una avispa (Vespula vulgaris) es cualquier insecto del orden Hymenoptera y suborden Apocrita que no es una abeja ni una hormiga. Menos familiar, el suborden Symphyta incluye las moscas de sierra y las avispas de madera, que se diferencian de Apocrita por tener una amplia conexión entre el tórax y el abdomen. Las avispas vienen en varias especies y algunas de ellas miden hasta 30 milímetros de largo.

4. Hormigas

Las hormigas están más estrechamente relacionadas con las abejas y las avispas, que tienen una cintura estrecha que segmenta su cuerpo. El cuerpo se divide en tres partes: la cabeza, el tórax y el gáster (la parte del abdomen detrás de la cintura). Hay más de 12,000 especies de hormigas, la mayoría de las cuales son de color negro, marrón o rojo.

5. Escarabajos

Los escarabajos están literalmente en todas partes. Se encuentran comúnmente, pero ¿cómo puedes identificar realmente a un escarabajo? Poseen un primer par de alas engrosado y endurecido que actúa como un escudo para las delicadas alas voladoras que se esconden debajo. El orden, Coleoptera, en sí mismo significa «alas endurecidas».

6. Mosquitos

Un mosquito es un insecto que pica y se alimenta de la sangre de humanos y otros animales. Mientras que los mosquitos machos solo comen néctar, las hembras necesitan alimentarse de sangre para producir huevos viables que eclosionen.

7. Libelulas

Viven en todos los continentes excepto en la Antártida. Estos insectos se reconocen instantáneamente por sus grandes cuerpos; cuatro largas alas horizontales; y la forma en que vuelan (pareciendo como si flotaran). Las libélulas pueden alcanzar velocidades de hasta 35 millas por hora y volar con la misma gracia hacia atrás despegando verticalmente, al estilo de un helicóptero. Sus ojos compuestos son tan grandes que casi se tocan, y cada uno tiene unos 28.000 ojos únicos u omatidios.

8. Ciempiés

La palabra ciempiés significa «cien pies», pero no hay especies de ciempiés que tengan exactamente 100 patas. Dependiendo de la especie, pueden tener tan solo 30 y hasta 354 cuando maduran. Los científicos han identificado alrededor de 3100 especies de ciempiés, y estos insectos se encuentran en todo el mundo; algunos incluso viven por encima del Círculo Polar Ártico. Su característica más notable es su cuerpo alargado y docenas de patas, una característica obvia que los separa de los insectos. Como insectívoros, los ciempiés cazan otros insectos y los paralizan con una picadura venenosa.

9. Milpies

Los milpiés son artrópodos que son miembros de la clase Diplopoda. Se caracterizan por tener dos juegos de patas (o cuatro patas en total) por segmento corporal. Recuerda, el ciempiés solo tiene un par de patas por segmento corporal. Esta es una diferencia significativa entre un ciempiés y un milpiés.

10. Sínfilos

Los Sínfilos son pequeños miriápodos que habitan en el suelo que se asemejan a los ciempiés, pero son más pequeños y translúcidos. Pueden moverse rápidamente a través de los espacios entre las partículas del suelo y, por lo general, se encuentran desde la superficie hasta una profundidad de unos 50 cm.

11. Tarántulas

Las tarántulas son arácnidos grandes y longevos que se han vuelto populares para mantener en cautiverio. Cuando se siente amenazada, una tarántula expone sus colmillos y pone su peso sobre sus patas traseras. Si eso no disuade a un depredador, la araña puede usar sus patas para disparar pelos urticantes hacia su atacante. Estos son pequeños pelos de púas que causan una irritación menor en los humanos, pero pueden matar a los pequeños mamíferos.

12. Viudas negras

Las arañas viudas negras son varias especies de arácnidos del género Latrodectus que son conocidas por la apariencia única y llamativa de las hembras, así como por su supuesta tendencia a comerse a sus parejas. Son las arañas más venenosas de América del Norte; sin embargo, su mordedura rara vez es fatal para los humanos.

13. Arañas lobo

Las arañas lobo son una familia de arácnidos en su mayoría grandes, peludas y atléticas. En lugar de atrapar a sus presas en telarañas, las arañas lobo las persiguen de forma similar a como lo hace un lobo, aunque estas arañas cazan solas, no en manadas.

14. Arañas del banano

Nephila clavipes es una especie de gran tamaño y colores brillantes de la familia de arañas de tela orbe. La mayoría de las personas las llaman arañas de plátano o de seda dorada, pero otros nombres comunes son araña calico, araña de madera gigante, tejedora de orbe de seda dorada y arañas de escritura. El «dorado» se refiere al color de la seda, no al color de la araña, ya que la telaraña de una hembra madura tiene hilos amarillos que parecen oro intenso a la luz del sol.

15. Escorpiones emperador

Los escorpiones emperadores viven en los países costeros del centro oeste de África. ¡Son uno de los escorpiones más grandes del mundo! Son terrestres y activos en las últimas horas del día.

16. Escorpiones de cola negra

Los escorpiones son arácnidos y tienen ocho patas como sus primos: arañas, ácaros y garrapatas. Se parecen un poco a las langostas pequeñas, equipadas con un par de pinzas y una cola delgada y segmentada que se curva sobre la espalda. Estas criaturas geniales se pueden encontrar en todos los continentes del mundo, excepto en la Antártida, pero son más comunes en los desiertos y áreas de tierras cálidas y secas.

17. Escorpiones ibéricos

El escorpión ibérico (Buthis ibericus) se encuentra en el suroeste y oeste de la Península Ibérica. Se cree que los dos ejemplares encontrados bajo las rocas en el «paraje colúbrido» cerca de Valdemorillo pertenecían a esta especie. Según los informes, su picadura es muy dolorosa, pero los miembros europeos del género Buthus no se consideran tan tóxicos como sus parientes del norte de África.

18. Garrapatas

Las garrapatas están emparentadas con las arañas, por lo que tienen ocho patas. Tienen cuerpos planos y ovalados que se hinchan cuando comen. Se alimentan de la sangre de todo tipo de animales, desde pájaros hasta ciervos y humanos.

19. Ácaros

Un ácaro es un arácnido diminuto, que normalmente mide menos de 1 mm de longitud. Pertenece a la clase Arachnida y a la subclase Acari. Los arácnidos son conocidos por tener extremidades articuladas y exoesqueletos quitinosos. Su subclase, Acari, consiste en ácaros y garrapatas. Los ácaros se caracterizan por tener un plan corporal organizado en dos tagmata: (1) prosoma y (2) opistosoma. La región anterior del cuerpo se denomina capitulum y el resto del cuerpo del ácaro se denomina idiosoma.

20. Gusanos aterciopelados

Los gusanos aterciopelados, también conocidos como Onychophora, son pequeños animales solitarios que han cambiado muy poco en los últimos 500 millones de años. Los científicos han descrito unas 180 especies modernas. Se pueden encontrar en lugares húmedos y oscuros alrededor de los trópicos y Australia y Nueva Zelanda. Las especies más pequeñas miden menos de una pulgada de largo, mientras que las más grandes alcanzan longitudes de alrededor de 8 pulgadas. Vienen en una deslumbrante variedad de colores y exhiben algunos comportamientos bastante extraños y complejos.

¿Cómo funciona la respiración traqueal?

Al inspirar a través de los espiráculos, las tráqueas se expanden, se llenan de aire y transportan el oxígeno a las células. Al exhalar, el dióxido de carbono sale del cuerpo a través de las tráqueas y los conductos se contraen de nuevo.

  • Ventajas de la respiración traqueal: El oxígeno puede llegar al cuerpo muy rápidamente y con un esfuerzo mínimo.
  • Desventajas de la respiración traqueal: El oxígeno se absorbe mucho más lentamente que en la respiración pulmonar y no se puede transportar a distancias más largas. Con tráqueas más largas, el transporte de oxígeno no funciona tan eficientemente, por lo tanto, los animales con sistema traqueal suelen ser bastante pequeños.

¿Qué son las tráqueas?

El sistema respiratorio de los insectos está formado por tubos muy pequeños, estrechos y delicados que consisten en quitina, al igual que los exoesqueletos de los escarabajos. En su mayoría, hay un «tubo» principal con muchas «ramas» pequeñas. Las ramas más delgadas se llaman tráqueas, las cuales están conectadas directamente a los órganos y músculos.

¿Qué son los espiráculos?

Los animales como los ciempiés, las orugas, los cangrejos y los escorpiones no usan la boca para respirar. Tienen muchos pequeños «agujeros para respirar» por todo el cuerpo, que se llaman espiráculos. El aire entra en las tráqueas a través de esos espiráculos. Si es necesario, también pueden cerrar los pequeños agujeros, para evitar que entre suciedad en el interior. La cantidad de espiráculos puede variar, pero la mayoría de los animales tienen diez pares.