Raza canina Ratón de Praga

Los perros de esta raza también son conocidos con el nombre ratonero de Praga o Pražský krysařík y es originario de la República Checa. Se trata de un perro de tamaño toy o mini, que de adulto no suele superar los  tres kilogramos y medio. Es sin dudas un perro muy pequeño.

El día de hoy vamos a contarles todo acerca de esta raza, si están pensando en adoptar un perrito ratón de Praga no pueden hacerlo sin antes saber sus características, comportamiento y temperamento, que cuidados especiales necesita, los principales problemas de salud que pueden afectarlos, su origen, y muchas cosas más que te contaremos aquí.

 

Características y curiosidades de la raza Ratón de Praga

A continuación te contamos brevemente algunas características y curiosidades mas importantes de la raza que luego detallaremos…

  • Origen: República Checa, Europa.
  • Características físicas: Fino, proporcionado.
  • Tamaño: Toy.
  • Altura: Suelen medir entre quince y treinta y cinco centímetros a la cruz.
  • Peso adulto: Entre uno y tres kilogramos.
  • Esperanza de vida: Doce, a catorce años.
  • Actividad física recomendada: Alta.
  • Carácter: Sociable, activo, inteligente, cariñoso.
  • Ideal para: Pisos, casas, deporte.
  • Clima recomendado: Templado.
  • Tipo de pelo: Corto, liso, fino.

Origen del Raton de Praga

La historia de los orígenes de esta raza se remonta hasta la edad media en los palacios reales de Europa central, en Bohemia, República Checa, donde era una raza muy apreciada y que podía verse hasta en las fiestas aristocráticas de la época.

Príncipes, reyes y otros cargos gubernamentales disfrutaban de la compañía del ratón de Praga como símbolo de estatus. Tal era la devoción que tenía por el perro el entonces príncipe Vladislav II, que lo ofrecía como presente a los reyes y nobles eslovacos, y más tarde también a otros miembros de cortes Europeas.

Otros reyes que se sumaron a la tendencia fueron Boleslav II, de Polonia, y Karel IV, de Chequia. Pronto se convirtió en un perro tan popular que hasta los ciudadanos de a pie disfrutan del ratón de Praga como perro de compañía.

Pero, como ocurrió con muchas razas de la época, con la llegada de las guerras, casi llega a la extinción.

Se lo llego a rechazar como perro de exposición por considerarse un perro “demasiado pequeño”. E ratón de Praga sobrevivió al paso del tiempo y a los siglos de anonimato hasta que en el año 1980 y luego de mucha presión por parte de algunos aficionados revivió.

Hoy en día es una raza popular en muchos lugares del mundo que disfrutan de su compañía en familia.

Características físicas del Ratón de Praga

El ratón de Praga, como te contamos al principio es un perro de raza toy o mini, es decir, se trata de un perro muy pequeño. En su etapa adulta, el ratón de Praga puede alcanzar un tamaño de unos veinte a veintitrés centímetros hasta la cruz, con un peso de entre uno y medio a tres y medio kilogramos. Su peso ideal no obstante, se sitúa alrededor de los dos kilos y medio.

El negro y fuego es su color más característico de pelaje pero también está aceptado el color chocolate y negro, azul y chocolate, lila, chocolate, rojo y merlé. Destacamos que es uno de los perros que menos pelo suelta, lo cual lo convierte en la mascota ideal para quienes viven en departamentos.

 

Carácter del Ratón de Praga

En cuanto al carácter y temperamento de los perros de esta raza podemos decir que son perros muy vivaz y activos. Tienen constante energía y ganas de jugar. están llenos de carácter y valentía. Son muy sociables, especialmente con las personas, con quienes crea vínculos afectivos muy fuertes. Es también un perro muy inteligente que puede aprender una gran variedad de órdenes y trucos si le dedicamos el tiempo suficiente. Es importante tener en cuenta que son una raza canina que necesitan de largos paseos, juegos, y una educación responsable, lo cual es crucial a la hora de elegir la raza como mascota. Por lo general el ratón de Praga es un perro cariñoso y obediente, apegado al ser humano, pero que va a necesitar las mismas pautas de educación que un perro adulto. De ello depende que en su etapa adulta se muestre social, tranquilo y calmado.

Este perro es ideal tanto para familias con niños o sin ellos, pero en el último caso debemos ser conscientes de la importancia de educar a nuestros hijos para que tengan una relación adecuada con el animal. Su pequeño tamaño y su fragilidad, le hacen propenso a roturas de huesos ante la actividad y el juego brusco de los niños.

Cuidados que necesita la raza Ratón de Praga

Los cuidados que necesitan los perritos de esta raza son muy básicos. Para su higiene regular van a necesitar un baño mensual y protección frente a los parásitos (internos y externos), también se los puede cepillar con un cepillo de cerdas suave especial para caninos Es importante cuidarlos en las épocas de frío  ya que tienen tendencia a temblar mucho y sufrir de las bajas temperatura.

Una parte muy importante del cuidado de tu perro sea cual sea la raza, es la alimentación, debiendo ser esta a base de un alimento balanceado de buena calidad, lo cual va a contribuir no solo en la salud de tu perro sino también en el pelaje, y en el buen desarrollo.

Como te contamos anteriormente, el ratón de Praga necesita de largos paseos y juegos para descargar energía y mantenerse en estado de salud mental y física.

Educacion a un ratón de Praga

El adiestramiento de este perro no es en absoluto distinto al de otras razas, aunque presenta algunas características comunes en los perros pequeños como puede ser el hecho de ladrar en exceso.

Para educar correctamente a un ratón de Praga es necesario empezar con el proceso de socializacion cuando éste es un cachorro, justo después de recibir sus vacunas. Este paso es muy importante para que tu perro sea capaz de relacionarse con otros perros (e incluso gatos), de ser afectivo con las personas y de no tener miedo de vehículos u objetos. Cuanto más conozca el entorno y los seres vivos que allí residen, menos miedos o problemas de agresividad tendrá en el futuro.

Cuando ya esté iniciado el proceso de socialización deberemos empezar el adiestramiento, siempre utilizando el refuerzo positivo. Aprender a quedarse quieto, venir o sentarse son elementos indispensables para la seguridad de tu perro y que además te ayudarán a afianzar vuestra relación y a compenetraros de forma adecuada.

Dedicar unos diez o quince minutos diarios a la repetición de ordenes aprendidas es otra de las tareas que debes llevar a cabo para que tu ratón de Praga no olvide lo que ya ha aprendido.

 

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *