Por qué aparecen los vómitos en los perros

Los vómitos en los perros suelen ser bastante frecuentes si se los compara con otros animales. El vómito es provocado en tanto defensa del organismo del perro ante una posible amenaza.  En este sentido lo importante es poder diferenciar si se trata de una reacción natural o si se trata de algo más importante, como una enfermedad.

descarga

Son distintas las razones que se pueden ubicar como causa de los vómitos de los perros, entre las que no se rechazan la posibilidad de enfermedad, pero para comprobar esta posibilidad, debe estar acompañado de otras reacciones y síntomas.

Causas de vómito en perros

De acuerdo con esto, el vómito puede darse:

• A estados de excitación del animal ya sea por miedo, estrés, calor, etc.

• Como consecuencia de algún alimento que el perro ingirió y que en verdad no debía ingerirse o se encontraba en mal estado.

• Un atracón luego de un excesivo ayuno.

• También puede darse porque el perro comió muy rápido ( excesiva voracidad) , porque se encuentra ansioso o porque luego de comer realizó ejercicio.

• Debido a enfermedades graves como enterocolitis, moquillo, peritonitis, gastritis, parvovirus, cáncer, diabees, alergias alimentarias y muchas otras enfermedades.

Para detectar sí el vómito es consecuencia de una enfermedad mayor, tenemos que considerar y prestar atención si el vómito está acompañado de otros síntomas.

Entre ellos se destaca que los vómitos tienen que haberse sucedido con cierta frecuencia, que en los mismos haya sangre, y además el perro debe mostrar signos de abatimiento o diarrea, que también nos hace pensar en la posiblidad de una enfermedad.

Diferenciar vómito o regurgitación

• Regurgitación: Es cuando la comida quedó en el esófago bloqueada , se produce una sobrecarga y el perro lo que regurgita es comida no digerida.

• Vómito propiamente dicho: Cuando el animal expulsa la comida que ya llegó al estómago y que es expulsada de forma forzosa.

Diagnóstico del vómito en perros:

El color y el olor a vómito son esenciales para el diagnóstico veterinario apropiado:

• De poca importancia el llamado “vómitos gástrico”, color amarillento o pardo, sin la aparición de material alimenticio; a menudo de errores de alimentación especial: el perro come muy poco – es tal vez una comida al día – y su sistema digestivo reacciona a la excesiva secreción de jugos gástricos con este tipo de vómitos.
A veces, en tales casos, acaba de dar al perro un poco de pan seco en los intervalos entre las comidas y la otra, para prevenir el vómito;

• No se preocupe si el vómito tiene vetas de sangre: el perro simplemente se rompe alguna generalizada en el esfuerzo por vomitar;

• Usted debe consultar a su veterinario, sin embargo, si hay vómitos en presencia de sangre oscura o la bilis líquido marrón oscuro;

• El olor de la orina, vómito, se hace sentir en los casos de insuficiencia renal grave; que de las heces, sin embargo, es característico de las oclusiones intestinales localizadas en la última parte del intestino: en ambos casos, no son enfermedades graves que requieren la intervención de un veterinario.

Por último, reiteramos que si se trata de un trastorno de vez en cuando, por lo general sólo una forma rápida, y algunos consejos para asegurarse de que el paciente se recuperará a 4 pies en el sexto lugar en 24 horas.
En caso de ingestión de una planta tóxica o un alimento venenoso, o si sospecha que es necesaria la presencia de una enfermedad parasitaria que ir de inmediato con su cuatro patas en el médico veterinario.

Consejo:

Si su perro vomita frecuentemente es necesario consultar con un especialista porque los vómitos freccuentes pueden provocar una deshidratación. Es importante observar la frecuencia con que el animal vomita y si va acompañado con otros síntomas como sangre en vómitos, diarrea, pérdida de peso. Ayudará al veterinario al diagnóstico como  lo serán las diferentes pruebas ( sangre, radiografías, ecografías) que ayudarán a encontrar la causa del vómito.

Cuando se note presencia de vómitos es aconsejable que por unas horas el animal no ingiera más que agua. Luego se le dará algo ligero para probar si su estómago lo admite. En este caso se puede dar la dieta regular y observar si la tolera. Si vuelve a vomitar sería aconsejable consultar con un facultativo.

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *