Los gatos y sus miedos: ¿Porqué son miedosos y desconfiados?

El miedo suele ser una respuesta consciente, racional y emocional a situaciones u objetos a los cuales el animal siente que son peligrosos para el. Esto provoca que nuestro gato actué escapándose, peleando o quedándose inmóvil. En relación a la Fobia, esta es una reacción de miedo desproporcionada. Los miedos y fobias de los gatos están relacionados con los ruidos fuertes, las tormentas, a los objetos nuevos, o animales o personas desconocidas

GatosConMiedo

¿Por que los Gatos tienen Miedo a otras personas o animales?

Hay muchas razones por las que los gatos pueden desarrollar esos temores. Su gato puede haber tenido una exposición limitada a las personas y a otros animales cuando era joven. La socialización es un aspecto importante de la crianza de un gatito. Los estudios de investigación han indicado que los gatos que se manejan con frecuencia y regularmente durante las primeras semanas de vida son generalmente más exploratorios y más sociales. Sin interacciones adecuadas, continuas y positivas con las personas o con otros animales, los gatos pueden desarrollar temores a las nuevas situaciones. Debido a que el período de socialización en los gatos comienza y termina antes que en los perros (generalmente entre 3 y 9 semanas), el medio ambiente del gatito es más importante.

GatoAlerta

Los gatos también pueden desarrollar temores por el efecto de una sola experiencia desagradable que fue intensa o traumática. Este aprendizaje puede entonces generalizarse a situaciones similares. Por ejemplo, una mala experiencia con un niño pequeño podría dar lugar a un gato que tiene miedo de todos los niños pequeños. A veces, una serie de acontecimientos desagradables “emparejados” o asociados con una persona o animal puede llevar a aumentar el miedo.

La genética y el medio ambiente temprana son otros factores importantes que contribuyen al desarrollo del miedo. Hay algunos gatos que son inherentemente tímidos y temerosos. Estos nunca pueden llegar a ser extrovertidos y muy alegres. Sin embargo, otros gatos experimentaron una mala nutrición o atención materna durante el desarrollo y esto afecta a su desarrollo emocional.

¿Puedo prevenir los temores de desarrollo en mi gato?

Realizar encuentros frecuentes y agradables con gente de todas las edades y tipos pueden ayudar a prevenir los temores posteriores de nuestra mascota. Debido a que la genética juega un papel importante en el desarrollo de los temores, seleccione gatitos que sean sociables. Se ha señalado la importancia del papel del padre en la personalidad; por lo tanto, la evaluación y la observación de los padres del gatito, en particular, el padre, puede dar una idea de la personalidad que un gatito puede desarrollar cuando crezca.

¿Cuáles son los signos de miedo?

Cuando se asustan, algunos gatos pueden esconderse, tratar de parecer más pequeños, tiran sus orejas hacia atrás y se quedan inmóviles. Otros gatos pueden mostrar signos de agitación o agresión, como la dilatación de las pupilas, el arqueó de la espalda, los pelos de punta, y un silbido.

GatoEnojado

¿Qué información necesito para identificar el miedo y poder tratar a mi mascota?

Se necesita una observación del comportamiento que los gatos están mostrando en relación con los temores y / o agresiones extremas. Si los temores son leves, la intervención de nosotros puede ayudar a evitar que progrese. En primer lugar, es necesario identificar todos los estímulos de miedo que están afectando a nuestra mascota. A menudo, hay ciertas situaciones, personas y lugares que provocan el comportamiento más que otros. Para que el tratamiento sea más exitoso, es importante ser capaz de colocar los estímulos de miedo a lo largo de un gradiente de menor a mayor. Identificar aquellas situaciones, personas, lugares y animales que son menos probables, así como aquellas que son más probables a causar el miedo.

GatoEscondido

Después he identificado los estímulos usted debe ser capaz de controlar a su gato. Esto se puede lograr con una correa, o, si es necesario, una caja. Los gatos también pueden ser entrenados para responder a los comandos básicos para las recompensas (por ejemplo, sentarse, venir, dar una pata). El objetivo de esta formación es permitir que el gato pueda asumir una postura corporal relajada en presencia del estímulo.

No olvides en dejar tu comentario…

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *