Gato Persa: La raza más dócil y afectuosa

Un tranquilo y noble gato de compañía , conocido por su esplendoroso pelaje y su buena disposición. Es un animalito muy preciado por los amantes de los gatos no solo por su belleza exterior sino porque son excelentes animales de compañía, tranquilos y afectuosos con el dueño.

Orígen del Gato Persa:

persashutterstock_55638037

El orígen del gato con manto de pelo largo fue Asia Menor cerca del 1626 que fueron cruzdos con otros gatos llamados de Angora o gato francés. Otros gatos fueron importados de Persia (irán) y fueron cruzados con estos otros gatos dando orígen a los Gatos Persas cuyo estándard es del 1889.

Ambiente ideal del Gato Persa:

persashutterstock_40930969

Estos gatos no necesitan de grandes espacios para vivir, un departamento es sufiente para ellos. Desde ya que cuando son chiquitos necesitan más espacio para juguetear, ya que son vivaces como cualquier gatito. Luego se convierten en gatos más tranquilos que aman estar con el dueño.

Carácter del gato Persa:

persashutterstock_25513537

El gato Persa es muy tranquilo de adulto. Son muy sensibles y se puede observar que frente a niños vivaces o huéspedes muy ruidosos buscan esconderse. Soportan muy bien la soledad y es raro que esté ansioso o que tenga estrés. Son muy afectuosos con el dueño y son ideales para personas solas o para acompañar a ancianos.

Características físicas del Gato Persa:

persashutterstock_16170877

Poseen un cuerpo mediano y robusto, cabeza voluminosa, ojos grandes y redondos y pequeñas orejas con punta redondeada. Su cara es característica ya que es ancha y plana.

Color: los más difundidos son los gatos de pelaje sólido como el blanco, el negro, el azul, el rojo, crema, chocolate), aunque luego hay variantes de pelajes.

Cuidados de un gato Persa:

persashutterstock_55097659

El cuidado mayor es el de su pelaje. El dueño debe ser paciente para cepillarlo todos los días porque sinó se forman nudos en su pelaje. El animalito puede a tener problemas si no se cepilla diariamente porque se lame y se forman bolos de pelo que pueden llevar además  a una dermatitis.

También hay que tener un cierto cuidado de los ojos debido a su trompita achatada, se deben limpiar cotidianamente.

Como todo gato aconsejamos llevarlos dos veces al año por lo menos al médico veterinario para un control, lo mismo que un corte de pelo también dos veces al año.

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *